Vidrio a prueba de balas como parte de las mejoras en las medidas de seguridad de las escuelas

1.o de febrero de 2018—Ser proactivos puede hacer la diferencia en lo que se refiere a la seguridad de nuestras escuelas e instalaciones escolares, y esa ha sido una de las iniciativas que ha tomado CFISD.

Una en particular se refiere a vidrios a prueba de balas que se están instalando en las ventanas de la entrada principal de las escuelas. Un componente importante del programa de bonos 2014 era la categoría de mejoras en protección y seguridad, de la cual se han utilizado $4.2 millones para el vidrio de alta tecnología. Las mejoras también incluyeron asegurar entradas principales con cerraduras eléctricas, vestíbulos de seguridad y cámaras de seguridad adicionales, puntos de acceso con lectores de tarjetas y botones de pánico para “cierre bajo llave”.

 La implementación de todas las mejoras culminará en diciembre de 2018.

 Las entradas principales de las escuelas existentes, tendrán el vidrio a prueba de balas.

 “Cuando se coloca la película a prueba de balas, que reduce la probabilidad de que (un agresor) acceda a la escuela”, dijo Eric Mendez, jefe de la policía de CFISD, “hace que sea más difícil para esa persona poder entrar, lo cual permite que la respuesta de los organismos de seguridad sea más rápida. Se gana tiempo al hacerle perder tiempo al criminal”.

 “Nada es 100% infalible – uno puede colocar una alarma contra robos en un edificio y eso no significa que un ladrón no vaya a entrar para robar. Sin embargo, estamos tratando de implementar medidas de seguridad que hagan que sea más difícil la entrada de un individuo a una escuela. Esa es nuestra meta – ganar tiempo para que los estudiantes y miembros del personal que están en la escuela puedan recibir una respuesta apropiada de parte de los organismos de seguridad”.

Como parte de los $1200 millones del Bono 2014, la película a prueba de balas que se utilizó fue fabricada en Houston por C-Bond Systems, LLC. La tecnología de C-Bond está diseñada para aumentar la resistencia del vidrio con la instalación de una película en las ventanas, usando nanotecnología no tóxica desarrollada en la Universidad de Rice, que se adhiere a las imperfecciones de la superficie que, de otra manera, debilitan la estructura del vidrio. El resultado para las escuelas de CFISD son ventanas más gruesas y resistentes. 

Sunset Glass realizó la instalación de las ventanas y de las láminas de C-Bond. Los materiales antibalas eran anteriormente muy gruesos, muy pesados o simplemente muy costosos, dijo el dueño de Sunset Glass, Eddy Russell, será una necesidad a medida que más proyectos de construcción utilicen cada vez más una mayor cantidad de vidrio y ventanas.

 “Cuando lo escuché por primera vez, no lo podía creer”, dijo Russell. “(Sin embargo) sí cabe. La pieza de goma que enmarca la ventana tal vez sea diferente, pero no creo que hubo ninguna escuela en la que no hayamos podido quitar los vidrios delgados e instalar los gruesos”.

Las ventanas presentan un C-Bond II, lo cual es una película antibalas validada para pasar las pruebas estándar del el Instituto Nacional de Justicia (National Institute of Justice) y de United Laboratories. La resistencia del vidrio aumenta en un 250 por ciento y es capaz de resistir municiones de baja y de alta velocidad.

Esta medida de prevención junto a otras adicionales puede hacer la diferencia para proteger a los estudiantes y miembros de una escuela y para ganar tiempo contra el agresor.

 “Un minuto es toda una vida cuando respondes a una emergencia”, dijo Mendez. “Así que lo que queremos es aumentar los minutos disponibles para responder en casos de emergencia porque queremos que nuestros estudiantes y miembros del personal estén seguros en la escuela”.