Exalumna de Jersey Village hace su sueño realidad jugando baloncesto en silla de ruedas

3 de septiembre de 2019

Jersey Village graduate living dream playing wheelchair basketball

Exalumna de la Escuela Secundaria Jersey Village, Kaitlyn Eaton (camiseta azul) es miembro del Equipo de Baloncesto en Silla de Ruedas Femenino de los Estados Unidos, el cual recientemente clasificó para los Juegos Paralímpicos el año que viene en Tokio. Eaton estuvo a punto de dejar de practicar el deporte, pero regresó y ha asegurado su puesto en el Equipo de los Estados Unidos.

3 de septiembre de 2019—Para Kaitlyn Eaton, su sueño de jugar al mayor nivel de baloncesto en silla de ruedas femenino finalmente se hizo realidad, al alcanzar la victoria, junto a sus 11 compañeras que conforman el equipo de Estados Unidos, en Argentina en los Juegos Parapanamericanos 2019 en Lima, Perú. La victoria de la semifinal el 29 de agosto garantizaron el segundo mejor puesto para los Estados Unidos y un puesto en los Juegos Paralímpicos el año que viene en Tokio.

Lo que hizo que este logro significara aún más para la exalumna de la Escuela Secundaria Jersey Village fue saber en dónde se encontraba hace solo dos años atrás.

“Hasta pensé en abandonar el baloncesto y realmente ya no lo quería practicar más”, dijo Eaton, quien no fue convocada para el equipo nacional por tercer año consecutivo en el 2017. “Simplemente perdió el sentido para mí. Había estado trabajando duro por tanto tiempo y al no haber sido convocada fue algo muy decepcionante para mí”.

Eaton, quien se graduó en Jersey Village en el 2012 antes de estudiar en la Universidad de Illinois, nació con agenesia sacra, una rara anomalía congénita que afecta el desarrollo de la columna. Ella fue alumna en la Escuela Primaria Reed y en la Escuela Intermedia Dean antes de graduarse en Jersey Village.

0903 Wheelchair Basketball 2.jpg

Exalumna de la Escuela Secundaria Jersey Village, Kaitlyn Eaton, comenzó a jugar baloncesto en el 2010 cuando cursaba segundo año de la escuela secundaria, al unirse al equipo de baloncesto en silla de ruedas llamado “TIRR Memorial Hermann Hotwheels”. Se ganó una beca para jugar para la Universidad de Illinois y actualmente es asistente de entrenador mientras que estudian para obtener su título de posgrado.

Comenzó a jugar baloncesto en el 2010 en su segundo año de escuela secundaria, cuando se unió al equipo de baloncesto en silla de ruedas llamado TIRR Memorial Hermann Hotwheels.

“Recibí mucho apoyo de Jersey Village”, dijo Eaton acerca del apoyo que prestó la escuela para coordinar el horario de competiciones y otros temas de logística, la escuela incluso organizó una ceremonia de compromiso en el 2012.

Recibió una beca para jugar en Illinois y ahora es una asistente de entrenador mientras que estudia para obtener su título de posgrado en asistencia social/asistencia médica.

En el 2013, Eaton hizo la prueba para entrar al equipo nacional. Su plan no era realmente quedar en el equipo sino hacerse conocer para el futuro.

“Extrañamente, quedé en el equipo”, dijo Eaton. “Era de verdad un año de desarrollo para el equipo. Durante ese tiempo, me di cuenta de que tenía mucho trabajo por hacer porque estaba muy novata”.

El trabajo no dio resultados en la escena nacional – al menos no de inmediato.

Una oportunidad perdida detrás de otra. En el 2016, Eaton fue a hacer la prueba con esperanza mas no con demasiada confianza ya que una gran parte del equipo estaba ya sólido.

“No lo logré, pero no fue un golpe para mí”, dijo Eaton, quien tenía en la mira el siguiente ciclo de cuatro años del equipo que terminaría con los juegos de Tokio los próximos meses de agosto y septiembre.

Ella fue a las pruebas del 2017 lista y segura de sí misma. Sin embargo, el resultado fue el mismo.

“No me aceptaron y eso ha sido probablemente la experiencia más devastadora de mi vida”, dijo Eaton.

Lista para renunciar, Eaton corrió con un golpe de suerte que cambió por completo su rumbo en el deporte. Una de las jugadoras en el equipo no pudo continuar, así que invitaron a Eaton para ser suplente.

“A pesar de las ganas que tenía de seguir adelante y dejarlo todo atrás, me seguía gustando mucho este deporte”, dijo. “De manera que fue muy, muy difícil para mí rechazar la llamada que recibí para decirme que tenía otra oportunidad. Es algo de lo que ahora, cuando miro hacia atrás, no me arrepiento.

“Comencé ese año convencida de que yo merecía estar allí y de que debían darme esa oportunidad. Fue muy aleccionador”.

Ella pasó a formar parte del equipo de los Estados Unidos y compitió en la Copa de las Américas 2017 en Cali, Colombia. Eaton jugó un promedio de 11.5 minutos por partido y el equipo nacional terminó de segundo después de Canadá.

“Ese fue el punto crucial para mí”, dijo Eaton. “En ese momento decidí que esto era lo que yo realmente quería y que iba a trabajar muy duro para asegurarme que eso no me volviera a pasar.

“De manera que he estado trabajando muy duro desde entonces”.

Siempre que está en el área de Houston, Eaton busca un momento para ir al Centro de Multiservicios Metropolitano (Metropolitan Mutli-Service Center), las instalaciones de la ciudad para personas con discapacidades. Ella practica cientos de lanzamientos y trabaja en sus pases de rebote.

El equipo de los Estados Unidos tuvo dificultades en el Campeonato Mundial de Baloncesto en Silla de Ruedas 2018 en Alemania, al quedar en el sexto lugar. Una aparición con una importante mejora era necesaria en Perú para sentar el preámbulo para los Juegos Paralímpicos. Ese puesto se aseguró en la semifinal.

Eaton jugó en los cinco partidos, anotó seis puntos en la victoria 82-24 contra Argentina.

“Jugar para el equipo de los Estados Unidos es un honor y algo por lo que he estado trabajando desde hace tiempo”, dijo Eaton. “Tener la oportunidad de representar a los Estados Unidos, ir al extranjero y competir junto a 11 de las mejores mujeres del país, no se puede pedir una mejor experiencia que esta.

0903 Wheelchair Basketball 3.jpg

Luego de casi haber dejado de practicar el deporte, la exalumna de la Escuela Secundaria Jersey Village, Kaitlyn Eaton (a la izquierda), pasó a integrar el Equipo de Baloncesto de Silla de Ruedas Femenino de los Estados Unidos en el 2017 y compitió en la Copa de las Américas 2017 en Cali, Colombia.

“Estar involucrada en esta comunidad, sea que pienses en el baloncesto o no, hace que las perspectivas sean otras. Veo a personas que hacen cosas que yo nunca pensé que podría hacer. Viajo por todo el mundo y se han abierto más puertas de las que me pude haber imaginado”.

Javascript Required

Sorry, this site does not work properly without JavaScript enabled. Please enable JavaScript or contact your local administrator.